Blog de Literatura - Fomentando la Lectura

viernes, 23 de agosto de 2013

Dejar de ser mono - Augusto Monterroso

Ayer en la facu nos dieron este texto. Me pareció muy interesante. Se trata de un microrrelato de Augusto Monterroso y toca un tema que sigue vigente a pesar de los 30 años que pasaron desde su publicación o, mejor dicho, a pesar de que ya pasaron más de 5 siglos desde la conquista de américa: La visión que tienen del latinoamericano los europeos pero también los estadounidenses. No quiero darles más detalles porque el relato es muy rico y quiero que cada quien haga su propia lectura.
Augusto Monterroso fue un escritor nacido en Honduras pero, como bien me corrigieron, nacionalizado guatemalteco. Falleció en Febrero del 2003 en México y fue muy conocido por su habilidad para contar mucho en pocas palabras. Un maestro, sin dudas, del relato breve. Uno de sus microrrelatos más conocidos y estudiados es "Cuando despertó el dinosaurio todavía estaba allí" (sin coma después de "despertó" aunque algunas personas tienden, naturalmente, a incluirla). Los estudiosos se preguntan ¿quién estaba allí? ¿el dinosaurio? ¿un hombre?  ¡¿QUIÉN?! :D 
"Dejar de ser mono" pertenece al libro "Movimiento perpetuo", una compilación de cuentos, aforismos, ensayos, reflexiones y pensamientos, publicado en 1972. 
Los dejo con "Dejar de ser mono".

Dejar de ser mono 

El espíritu de investigación no tiene límites. En los Estados Unidos y en Europa han descubierto a últimas fechas que existe una especie de monos hispanoamericanos capaces de expresarse por escrito, réplicas quizá del mono diligente que a fuerza de teclear una máquina termina por escribir de nuevo, azarosamente, los sonetos de Shakespeare. Tal cosa, como es natural, llena estas buenas gentes de asombro, y no falta quien traduzca nuestros libros, ni, mucho menos, ociosos que los compren, como antes compraban las cabecitas reducidas de los jíbaros. Hace más de cuatro siglos que fray Bartolomé de las Casas pudo convencer a los europeos de que éramos humanos y de que teníamos un alma porque nos reíamos; ahora quieren convencerse de lo mismo porque escribimos.


4 comentarios:

  1. maravillosa la forma del maestro Monterroso de plasmar tanto en apenas un párrafo que nos deja reflexionando tantas cosas, no conocía este texto, gracias por compartirlo :D un abrazo,Eliz

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. Si bien es cierto que, siendo hijo de un guatemalteco y una hondureña adoptó luego dicha nacionalidad, nació en Honduras :D
      Supongo que ambas nacionalidades son correctas :)
      Gracias por comentar

      Eliminar