Blog de Literatura - Fomentando la Lectura

domingo, 14 de octubre de 2012

El maravilloso mago de Oz - Cap VIII - Lyman Frank Baum

Viene de "El maravilloso mago de Oz - Cap VII - Lyman Frank Baum"


Capítulo VIII

El campo de amapolas


Nuestro grupito de viajeros despertó la mañana siguiente muy descansado y con grandes esperanzas, y Dorothy comió un principesco desayuno constituido por duraznos y ciruelas de los árboles próximos al río. A sus espaldas quedaba el oscuro bosque que acababan de cruzar sin mayores males, aunque con tantos inconvenientes; pero ante ellos presentábase la hermosa y soleada región que parecía llamarlos hacia la Ciudad Esmeralda.

Claro que el ancho río los separaba de aquella tierra tan hermosa, pero la balsa estaba casi lista, y luego que el Leñador hubo cortado algunos troncos más y los unió con trozos de madera aguzada, ya estuvieron listos para cruzar. Dorothy sentóse en el centro de la balsa con Toto en sus brazos. Cuando subió el León Cobarde, la embarcación se inclinó bastante, pues el felino era grande y pesado, pero el Leñador y el Espantapájaros se pararon sobre el otro extremo para equilibrarla y pudieron partir sin inconveniente alguno. 


El hombre de paja y el Leñador impulsaban la balsa con dos largas varas y al principio todo marchó bien; pero cuando llegaron al centro del río la fuerte corriente empezó a arrastrar a la embarcación, alejándola cada vez más del camino amarillo. 

Además, la profundidad era allí tan grande que las varas no llegaban a tocar el fondo.

-Esto es malo -dijo el Leñador-. Si no podemos llegar a tierra, la corriente nos llevará a la región de la Maligna Bruja de Occidente, que nos esclavizará con sus hechizos.
-Y entonces yo no conseguiría cerebro -dijo el Espantapájaros.
-Ni yo valor -gruñó el León Cobarde.
-Ni yo un corazón -gimió el Leñador.
-Y yo no volvería más a Kansas -terminó Dorothy. -Tenemos que tratar por todos los medios de llegar a la Ciudad Esmeralda -continuó el Espantapájaros.

Así diciendo, empujó su vara con tanta fuerza que se le quedó hundida en el barro del fondo. Luego, antes de que pudiera sacarla o soltarla, la balsa fue arrastrada por la corriente y el pobre hombre de paja se quedó colgado de su vara en medio del río. 


-¡Adiós! -les gritó.

Todos lamentaron mucho dejarlo. El Leñador empezó a llorar; pero por suerte se acordó de que podía oxidarse y se secó las lágrimas con el delantal de Dorothy. 

Naturalmente, lo ocurrido era terrible para el Espantapájaros.
-Ahora estoy peor que cuando conocí a Dorothy -se dijo-. Entonces estaba clavado en un poste en el maizal, donde por lo menos podía fingir que asustaba a los pájaros; pero seguramente que de nada sirve un espantapájaros clavado en medio de un río. Mucho me temo que ya no conseguiré un cerebro. 

Mientras tanto, la balsa se iba río abajo, dejando muy atrás al pobre Espantapájaros.

-Tenemos que hacer algo para salvarnos -dijo de pronto el León-. Creo que puedo nadar hasta la costa y llevar conmigo la balsa si ustedes se agarran bien fuerte de mi cola.

Acto seguido se lanzó al agua y el Leñador se asió de su cola mientras que el felino nadaba con gran energía en dirección a la orilla. No era tarea sencilla, a pesar de su fortaleza, pero poco a poco salieron de la parte más fuerte de la corriente y entonces Dorothy tomó la larga vara del Leñador y ayudó a impulsar la balsa hacia tierra. 

Estaban agotados cuando al fin llegaron a la costa y pusieron pie sobre la verde hierba. También sabían que la corriente habíalos llevado muy lejos del camino amarillo que iba hacia la Ciudad Esmeralda. 

-¿Qué hacemos ahora? -preguntó el Leñador cuando el León se tendió sobre la hierba para secarse al calor del sol.
-De algún modo tenemos que volver al camino -dijo Dorothy.
-Lo mejor será marchar por la orilla hasta que lo hallemos -opinó el León.
Luego, cuando hubieron descansado, Dorothy recogió su cesta y partieron por la herbosa orilla en busca del camino que tan atrás habían dejado. La región era hermosa y había abundancia de flores y árboles frutales que relucían al sol como para alegrar a los viajeros, mas todos ellos estaban apenados por la pérdida del pobre Espantapájaros. 

Marcharon lo más rápido que pudieron, deteniéndose Dorothy sólo para recoger una bonita flor, y al cabo de un tiempo exclamó el Leñador: 

-¡Miren!

Al mirar hacia el río vieron al Espantapájaros, muy solitario y triste, colgado de su vara en medio del agua.

-¿Qué podemos hacer para salvarlo? -preguntó Dorothy. El León y el Leñador menearon la cabeza sin saber qué responder. Después se sentaron en la orilla y miraron con pena al Espantapájaros hasta que pasó volando una cigüeña, la que se detuvo al verlos y se posó a descansar al borde del agua. 
-¿Quiénes son ustedes y adónde van? -preguntó el ave.
-Yo soy Dorothy -contestó la niña-, y éstos son mis amigos, el Leñador de Hojalata y el León Cobarde. Todos vamos hacia la Ciudad Esmeralda.
-Este no es el camino -manifestó la cigüeña, mientras curvaba el largo cuello para mirar con interés al extraño grupo.
-Ya lo sé -asintió Dorothy-, pero hemos perdido al Espantapájaros y no sabemos cómo rescatarlo.
-¿Dónde está?
-Allá en el río.
-Si no fuera tan grande y pesado, yo podría ir a buscarlo -dijo la cigüeña.
-No pesa casi nada, pues está relleno de paja. Si nos lo traes aquí te estaremos muy agradecidos.
-Bueno, lo intentaré -dijo la cigüeña-. Pero si me resulta demasiado pesado, tendré que dejarlo caer de nuevo al agua.

Así diciendo, levantó vuelo sobre el agua hasta llegar donde se hallaba el Espantapájaros colgado de su vara. Una vez allí, asió al hombre de paja por los brazos y lo llevó de vuelta a tierra, donde Dorothy y sus amigos lo esperaban. 

Cuando el Espantapájaros se encontró de nuevo entre ellos, sintióse tan feliz que los abrazó a todos, aun al León y a Toto, Y mientras reanudaban su marcha empezó a cantar con gran alegría.

-Pensé que iba a quedarme para siempre en el río -dijo-, pero me salvó esa cigüeña tan bondadosa. Si llego a obtener mi cerebro volveré a buscarla para pagarle este gran favor.
-No tiene importancia -manifestó la cigüeña, que volaba cerca de ellos-. Me agrada ayudar a quien lo necesita. Pero ahora tengo que irme porque me aguardan mis pichones en el nido. Espero que encuentren la Ciudad Esmeralda y que Oz les ayude.
-Gracias -respondió Dorothy cuando el ave se elevaba más en el aire y partía rauda por los cielos. 

Siguieron su marcha entretenidos con el canto de los pájaros y el bello espectáculo de las flores ahora tan abundantes que formaban una tupida alfombra sobre el terreno.

Eran pimpollos grandes, amarillos, blancos, azules y purpúreos, y entre ellos crecían profusos montones de amapolas tan rojas que su brillo enceguecía casi a Dorothy. 

-¿No son hermosas? -dijo la niña, aspirando la fragancia embriagadora de aquellas flores.
-Supongo que sí -contestó el Espantapájaros-. Cuando tenga cerebro es probable que me gusten más.
-Si yo tuviera corazón sabría apreciarlas -dijo por su parte el Leñador.
-A mí siempre me gustaron las flores -terció el León-, sobre todo porque parecen tan frágiles e indefensas. Pero en el bosque no las hay tan coloridas como éstas.

Cada vez eran más abundantes las amapolas y más escasas las otras flores, y a poco se hallaron en medio de una pradera completamente cubierta de amapolas. Ahora bien, todos saben que cuando hay una gran cantidad de estas flores, el aroma es tan fuerte que cualquiera que lo aspire se queda dormido, y si el durmiente no es trasladado lejos de ese perfume, lo más fácil es que siga durmiendo para siempre. Dorothy ignoraba esto; además, no podía alejarse de las brillantes flores rojas que había por doquier, de modo que no tardó en sentir caer sus párpados y tuvo la urgente necesidad de sentarse a descansar y dormir. 

Mas el Leñador no quiso permitírselo.

-Tenemos que darnos prisa y volver al camino amarillo antes de que oscurezca - recomendó, y el Espantapájaros estuvo de acuerdo con él.

Siguieron caminando hasta que Dorothy ya no pudo permanecer de pie. Se le cerraron los ojos sin que pudiera impedirlo, olvidó todo lo que la rodeaba y cayó dormida entre las amapolas.

-¿Qué hacemos ahora? -exclamó el Leñador.
-Si la dejamos aquí se morirá -dijo el León-. El olor de las flores nos está matando a todos. Yo mismo apenas si puedo mantener los ojos abiertos, y el perro ya se ha dormido. Era verdad; Toto había caído junto a su amita. Pero como el Espantapájaros y el Leñador no eran de carne y hueso, no se sentían molestos por el aroma de las flores.
-Echa a correr -dijo el Espantapájaros al León-. Sal de entre estas flores lo más pronto que puedas. Nosotros nos llevaremos a la niña, pero si te duermes tú, no habrá forma de cargarte, pues eres muy pesado. 

Así, pues, el León hizo un esfuerzo por despertar totalmente y echó a correr a todo lo que daban sus patas, perdiéndose de vista en pocos segundos. 

-Hagamos una silla con las manos para llevarla -propuso entonces el Espantapájaros Sin perder tiempo, recogieron a Toto y lo pusieron sobre el regazo de Dorothy. 


Luego formaron una silla con sus manos y entre ambos se llevaron a la niña. Marcharon y marcharon sin que pareciera que la gran alfombra de aquellas peligrosas flores terminara nunca. Siguieron la curva del río y al fin encontraron a su amigo el León que yacía dormido entre las amapolas. Las flores habían resultado demasiado potentes para la enorme bestia, la que terminó por rendirse y caer a poca distancia de donde terminaba aquel jardín fatal.

-Nada podemos hacer por él -dijo el Leñador con mucha pena-. Pesa demasiado para levantarlo. Tendremos que dejarlo que duerma aquí para siempre, y quizá sueñe que al fin ha encontrado el valor que tanto ansiaba.
-Lo siento mucho -suspiró el Espantapájaros-. A pesar de ser tan cobarde, era un buen camarada. Pero sigamos adelante.

Llevaron a la dormida Dorothy hasta un bonito sitio junto al río, lo bastante lejos del campo de amapolas como para evitar que siguiera aspirando el fatal perfume. Allí la tendieron con suavidad sobre la hierba y esperaron que la fresca brisa la despertara.

Continúa leyendo esta historia en "El maravilloso mago de Oz - Cap IX - Lyman Frank Baum"

No hay comentarios:

Publicar un comentario