Blog de Literatura - Fomentando la Lectura

jueves, 30 de agosto de 2012

El perro muerto - Leon Tolstoi

Leon Tolstoi se hizo mundialmente conocido principalmente por sus novelas "La guerra y la paz" y "Ana Karenina" pero también escribió muchos cuentos cortos. Uno de ellos es "El perro muerto", una historia sencilla con un bello mensaje. Lo elegí porque me recuerda a mis instructores de meditación, Flavia y Hernán, que suelen mencionarla en las charlas. Así, el relato de hoy va dedicado a ellos con todo el cariño que les tengo.
Los cuentos o fábulas "espirituales" con buda o algún maestro zen como protagonista, están de moda en estos tiempos, ¿por qué no incluir una historia "más occidental" tomando a Jesús como personaje y ampliar el concepto de "literatura espiritual oriental" a otras religiones? 
Los dejo, a continuación, con Tolstoi
 :D  



 EL PERRO MUERTO

Jesús llegó una tarde a las puertas de una ciudad e hizo adelantarse a sus discípulos para preparar la cena. El, impelido al bien y a la caridad, internóse por las calles hasta la plaza del mercado.

Allí vio en un rincón algunas personas agrupadas que contemplaban un objeto en el suelo, y acercóse para ver qué cosa podía llamarles la atención.

Era un perro muerto, atado al cuello por la cuerda que había servido para arrastrarle por el lodo. Jamás cosa más vil, más repugnante, más impura se había ofrecido a los ojos de los hombres.

Y todos los que estaban en el grupo miraban hacia el suelo con desagrado.

- Esto emponzoña el aire - dijo uno de los presentes.
- Este animal putrefacto estorbará la vía por mucho tiempo - dijo otro.
. Mirad su piel - dijo un tercero -; no hay un solo fragmento que pudiera aprovecharse para cortar unas sandalias.
- Y sus orejas - exclamó un cuarto - son asquerosas y están llenas de sangre.
- Habrá sido ahorcado por ladrón - añadió otro.

Jesús les escuchó, y dirigiendo una mirada de compasión al animal inmundo:

- ¡Sus dientes son más blancos y hermosos que las perlas! - dijo.

Entonces el pueblo, admirado, volvióse hacia El, exclamando:

- ¿Quién es éste? ¿Será Jesús de Nazaret? ¡Sólo El podría encontrar de qué condolerse y hasta algo que alabar en un perro muerto...!

Y todos, avergonzados, siguieron su camino, prosternándose ante el Hijo de Dios.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario