Blog de Literatura - Fomentando la Lectura

miércoles, 26 de septiembre de 2012

Charlie y la fábrica de chocolate - Cap. XXIX y XXX - FINAL - Roald Dahl

Viene de "Charlie y la fábrica de chocolate - Cap. XXVII y XXVIII - Roald Dahl"


XXIX

Los otros niños se van a sus casas

—Debemos bajar a ver a nuestros amigos antes que nada —dijo el señor Wonka. Apretó un botón diferente el ascensor empezó a descender, y al cabo de un momento estaba sobrevolando las puertas de la fábrica.   


Mirando hacia abajo, Charlie podía ver ahora a los niños y a sus padres, de pie en un pequeño grupo junto a los portones.

—Sólo puedo ver a tres —dijo—. ¿Quién falta?
—Supongo que Mike Tevé —dijo el señor Wonka — Pero vendrá pronto. ¿Ven los camiones? —el señor Wonka señaló una fila de gigantescos camiones cubiertos aparcados a poca distancia de allí.
—Sí —dijo Charlie—. ¿Para qué son?
—¿No recuerdas lo que decía en los Billetes Dorados? Todos los niños se vuelven a sus casas con un provisión de golosinas para el resto de sus vidas. Hay un camión para cada uno cargado hasta el tope. ¡Aja, allá va vuestro amigo Augustus Gloop! ¿Le veis? ¡Está subiéndose al primer camión con su padre y su madre!
—¿Quiere decir que de verdad está bien? — preguntó Charlie asombrado—. ¿Aun después de haber pasado por ese horrible tubo? 
—Claro que está bien —dijo el señor Wonka.
—¡Ha cambiado! —dijo el abuelo Joe, mirando a través de la pared de cristal del ascensor—. ¡Era muy gordo! ¡Ahora está delgado como un hilo!
—Claro que ha cambiado —dijo riendo el señor Wonka—. Ha encogido dentro del tubo. ¿No lo recuerdan? ¡Miren! ¡Allá va Violet Beauregarde, la fanática del chicle! Parece que después de todo se las han arreglado para exprimirla. Me alegro mucho. ¡Y qué aspecto más saludable tiene! ¡Mucho mejor que antes!
—¡Pero tiene la cara de color púrpura! —gritó el abuelo Joe.
—Es verdad —dijo el señor Wonka—. Pero eso no tiene remedio.
—¡Dios mío! —gritó Charlie—. ¡Miren a la pobre Veruca Salt y al señor Y la señora Salt! ¡Están cubiertos de basura!
—¡Y aquí viene Mike Tevé! —dijo el abuelo Joe— ¡Santo Cielo! ¿Que le han hecho? ¡Mide tres metros de altura .y está tan delgado como un fideo!
—Le han estirado demasiado en la máquina de estirar chicle —dijo el señor Wonka—. Qué descuidados.
—Pero, ¡eso es horrible para él!—gritó Charlie.
—Tonterías —dijo el señor Wonka— Tiene mucha suerte. Todos los equipos de baloncesto del país intentarán contratarle. Pero ahora —añadió— ha llegado el momento de dejar a esos cuatro niños tontos. Tengo algo muy importante que decirte, mi querido Charlie —el señor Wonka apretó otro botón y el ascensor se elevó hacia el cielo. 

XXX

La fábrica de chocolate de Charlie

El gran ascensor de cristal sobrevolaba ahora la ciudad. Dentro de él se encontraban el señor Wonka, el abuelo Joe y el pequeño Charlie. 


—Cómo me gusta mi fábrica de chocolate — dijo el señor Wonka, mirando hacia abajo. Luego hizo una pausa, se volvió y miró a Charlie con una expresión muy seria—. ¿A ti también te gusta, Charlie —preguntó.
—¡Oh, sí! —gritó Charlie—. ¡Es el sitio más maravilloso del mundo!
—Me alegra oírte decir esto —dijo el señor Wonka, más serio que nunca. Siguió mirando a Charlie fijamente—. Sí —dijo—. Me alegra mucho oírte decir eso. Y ahora te diré por qué —el señor Wonka inclinó hacia un lado la cabeza, y de pronto las pequeñísimas arrugas de una sonrisa aparecieron alrededor de sus ojos, y dijo —: Verás, mi querido muchacho, he decidido regalarte la fábrica entera. En cuanto tengas edad suficiente para dirigirla, la fábrica será toda tuya.

Charlie se quedó mirando fijamente al señor Wonka. El abuelo Joe abrió la boca para hablar, pero no logró articular palabra. 

—Es verdad —dijo el señor Wonka, sonriendo ahora abiertamente—. Quiero regalarte, esta fábrica. Estás de acuerdo, ¿verdad?
—¿Regalársela? —logró decir por fin el abuelo Joe—. Debe usted estar bromeando.
—No estoy bromeando, señor. Hablo muy en serio.
—Pero... Pero ¿Por qué iba usted a darle la fábrica al pequeño Charlie?
—Escuche —dijo el señor Wonka—. Yo ya soy muy viejo. Soy mucho más viejo de lo que se figuran. No puedo vivir eternamente. No tengo hijos, no tengo familia alguna. De modo que, ¿quién va a dirigir esta fábrica cuando yo ya sea demasiado viejo para hacerlo? Alguien tiene que llevarla adelante, aunque sólo sea por los Oompa-Loompas. Claro que hay miles de hombres muy hábiles que darían cualquier cosa por la oportunidad de encargarse de todo esto, pero yo no quiero esa clase de personas. No quiero para nada una persona mayor. Una persona mayor no me haría caso; no querría aprender. Intentaría hacer las cosas a su manera y no a la mía. De modo que necesito un niño. Quiero un niño sensible y cariñoso, a quien yo pueda confiar mis más preciados secretos de la fabricación de golosinas, mientras aún esté vivo.
—¡De modo que por eso envió usted los Billetes Dorados!—gritó Charlie.
—¡Exactamente! —dijo el señor Wonka—. ¡Decidí invitar a cinco niños a la fábrica, y aquel que me gustase más al terminar el día sería el ganador!
—Pero, señor Wonka —tartamudeó el abuelo Joe—, ¿quiere usted decir realmente que regalará esta fábrica entera al pequeño Charlie? Después de todo...
—¡No hay tiempo para discusiones! —gritó el señor Wonka—. Debemos ir a buscar al resto de la familia inmediatamente, al padre y la madre de Charlie y todos los que vivan en su casa. ¡De ahora en adelante todos pueden vivir en la fábrica! ¡Pueden ayudar a dirigirla hasta que Charlie tenga edad suficiente para hacerlo solo! ¿Donde vives, Charlie?

Charlie miró a través del ascensor, de cristal las casas cubiertas de nieve que se extendían a sus pies.

—Está allí —dijo, señalando—. Es aquella casita al borde mismo de la ciudad, aquella casa pequeñita...
—¡Ya la veo! —gritó el señor Wonka, y apretó algunos botones, y el ascensor salió disparado en dirección a la casa de Charlie.
—Me temo que mi madre no podrá venir con nosotros —dijo Charlie tristemente.
—¿Por qué no?
—Porque no querrá dejar a la abuela Josephine y a la abuela Georgina y al abuelo George.
—Pero ellos también deben venir.
—No pueden —dijo Charlie—. Son muy viejos y no han salido de la cama en veinte años —Entonces nos llevaremos también la cama con ellos dentro —dijo el señor Wonka—. Hay sitio suficiente en este ascensor para una cama.
—No podrá sacar la cama de la casa —dijo el abuelo Joe—. No pasará por la puerta.
—¡No debéis desesperar! —dijo el señor Wonka—. ¡Nada es imposible! ¡Ya veréis!

El ascensor sobrevolaba ahora la pequeña casita de los Bucket.

—¿Qué va usted a hacer? —grito Charlie.
—Voy a entrar a buscarles —dijo el señor Wonka.
—¿Cómo? —preguntó el abuelo Joe.
—Por el tejado —dijo el señor Wonka, apretando otro botón.
—¡No! —gritó Charlie.
—¡Deténgase!—gritó el abuelo Joe.

¡CRASH! hizo el ascensor, entrando por el tejado de la casa en el dormitorio de los ancianos. Una lluvia de polvo de tejas y de trozos de madera y de cucarachas y arañas y ladrillos y cemento cayó sobre los tres ancianos que yacían en la cama, y todos ellos pensaron que había llegado el fin del mundo. La abuela Georgina se desmayó, a la abuela Josephine se le cayó la dentadura postiza, el abuelo George metió la cabeza debajo de la manta, y el señor y la señora Bucket entraron corriendo desde la otra habitación. 

—¡Salvadnos! —gritó la abuela Josephine.
—Cálmate, mi querida esposa —dijo el abuelo Joe, bajando del ascensor—. Somos nosotros.
—¡Mamá! —gritó Charlie, arrojándose a los brazos de la señora Bucket—. ¡Mamá! ¡Mamá! ¡Escucha lo que ha ocurrido! Todos vamos a vivir en la fábrica del señor Wonka y vamos a ayudarle a dirigirla y me la ha regalado a mí toda entera y... y... y...
—¿De qué estás hablando? —dijo la señora Bucket.
—¡Mirad nuestra casa! —gritó el pobre señor Bucket—. ¡Está en ruinas!
—Mi querido señor —dijo el señor Wonka, adelantándose de un salto y estrechando calurosamente la mano del señor Bucket—. Me alegro tanto de conocerle. No debe preocuparse por su casa. De todos modos, de ahora en adelante ya no la necesitará usted.
—¿Quien es este loco? —gritó la abuela Josephine— Podría habernos matado a todos.
—Este —dijo el abuelo Joe— es el señor Willy Wonka en persona.

Al abuelo Joe y a Charlie les llevó bastante tiempo explicarle a todos exactamente lo que había sucedido a lo largo del día. Y aun entonces todos se negaron a volver a la fábrica en el ascensor.

—¡Prefiero morir  en mi cama –gritó la abuela Josephine.
—¡Yo también! —grité la abuela Georgina.
—¡Me niego a ir!—anuncio el abuelo George. 


De modo que el señor Wonka, el abuelo Joe y Charlie, sin hacer caso de sus gritos, simplemente  empujaron la cama dentro del ascensor. Tras ella empujaron al señor y la señora Bucket. Luego montaron ellos mismos.

El señor Wonka apretó un botón. Las puertas se cerraron. La abuela Georgina gritó. Y el ascensor se elevó del suelo y salió por el agujero del tejado en dirección al cielo.  
 
Charlie se subió a la cama e intentó calmar a los tres ancianos, que aún seguían petrificados de miedo: 
 
—Por favor, no tengáis miedo —les dijo—. Es muy seguro, ¡y vamos al sitio más maravilloso del mundo!
—Charlie tiene razón —dijo el abuelo Joe.
—¿Habrá algo para comer cuando lleguemos allí? —pregunto la abuela Josephine—. ¡Me muero de hambre! ¡La familia entera se muere de hambre!
—¿Algo para comer? —gritó Charlie, riendo—. ¡Oh, espera y verás!




FIN



4 comentarios:

  1. Mi veredicto: ¡qué hermoso libro! :) me provocó una cosita en el pecho la pregunta de la abuela hacia el final... pero sí tuvo su final feliz a pesar de todo. Gracias por compartir esta historia, amiga. Admito que por un momento esperaba la parte de la película en que Deep dice "usted también huele bien, a persona grande y jabón". Jaja ¡hasta la próxima historia! :)

    ResponderEliminar
  2. jajajaja es inevitable comparar con cualquiera de las dos pelis. Vamos a ver como resulta El Mago de Oz en Octubre :P
    sabes? Leer estos libros de la infancia (en algunos casos releer pero estoy tratando de subir esas novelas que no haya leído) me despiertan muchas cosas. Es un reencuentro con "el niño" interior increíble. Muy inspirador. ¡Si hasta me he puesto a escribir nuevamente! jajajajaja

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Qué lindas palabras! Gracias!! Me alegra saberlo :D

      Eliminar